• English
  • Español

  965 088 281   |   656 584 382   |   email

                         

El Picudo rojo de las Palmeras, la gran problemática

El Picudo rojo de las Palmeras, la gran problemática
Facebook Twitter Pinterest Google Plus More

Introducción

El Picudo Rojo, (Rhynchophorus ferrugineus), es actualmente uno de los insectos más dañinos para las palmeras en el mundo, provocando por lo general, la muerte de la palmera. Es originario de las regiones tropicales del Sureste Asiático y Polinesia.

Ciclo Biológico

El Picudo Rojo vive y se alimenta en el interior de las palmeras, condición que hace difícil detectar su presencia con una simple inspección visual. El interior de la palmera le confiere protección y una fuerte adaptabilidad a diferentes zonas geográficas con distintas condiciones climáticas, las cuales influyen en los periodos de desarrollo de las fases de su ciclo biológico.

Se trata de un insecto con una gran capacidad reproductiva ya que precisa sólo de 3 a 4 meses para desarrollar todas las fases de su ciclo biológico. Esto significa que se pueden tener como mínimo tres generaciones al año. Sólo abandonan la palmera los adultos y lo hacen cuando ésta no puede acoger a la próxima generación o no queda material vegetal interno para alimentarse.
Tiene metamorfosis completa y además se pueden encontrar los cuatro estadios diferentes conviviendo al mismo tiempo: huevo, larva, pupa y adulto. 
Las hembras salen con los huevos fertilizados lo que las convierte potencialmente en colonizadoras de nuevas palmeras. La generación por venir terminará con la palmera y se volverá a repetir el ciclo destructivo del insecto. 

El adulto se dispersa dentro de un área determinado volando o caminando, pero una vez establecido en una palmera prefiere lo segundo. La dispersión a larga distancia es por medio del comercio o movimiento de material vegetal contaminado. Son insectos sensibles a las kairomonas que desprenden las palmeras como resultado de heridas realizadas por golpes o podas sin tratar, por lo que éstas tienen un gran poder de atracción sobre ellos. 

Sintomatología Observada

La sintomatología observada en las palmeras es debida a la actividad alimenticia de las larvas y por los adultos en menor medida. 

La larva penetra por el capitel o corona, o directamente al tronco o estípite, perforando galerías de hasta más de 1 metro de longitud. Las galerías parten de la corona y se ramifican en el interior, las hojas centrales amarillean y se marchitan, de forma que en pocas semanas, la práctica totalidad de la corona se ve afectada, y si las galerías dañan la yema apical, la palmera muere.

Los síntomas se manifiestan con:

- Hojas externas caídas, con señales evidentes de desgarramientos a nivel de la inserción con el tronco.
- Desplomado general de la corona de hojas.
- Un aspecto ligeramente decaído de las hojas más tiernas del penacho central (palmito), que viran de color amarillo al pardo rojizo.
- Orificios en el corte de las tábalas de la balona.
- Restos de pupas (capullos o croquetas) entre tábalas y hojas.
- Flechas con ángulo sobre la vertical.
- Retorcimiento de las hojas en las axilas.
- Foliolos comidos o perdigonados.
- Raquis comidos y/o tronchados.
- En hojas en el suelo, producto de una poda: en el corte se observan galerías de 1-2 cm. producidas por larvas.
- Restos de fibras.

Todos estos daños, causados por larvas y adultos en su alimentación, se hacen patentes y visibles demasiado tarde, y cuando los primeros síntomas de infestación aparecen, son tan graves que tienen como resultado la muerte de la palmera.

Realización de tratamientos fitosanitarios

Recomendaciones

La primera recomendación para todos aquellos propietarios públicos o privados de palmeras localizadas en zonas de presencia de la plaga es realizar una vigilancia estrecha de los ejemplares en busca de los signos descritos. Si se encuentra una/s palmera/s dudosa/s se debe comunicar a la Administración (Ayuntamiento, Junta, Consellería, Generalitat, etc.?) competente en cada Comunidad para que sus técnicos determinen si están infestadas por picudo, en cuyo caso se debe proceder a su destrucción.

La segunda recomendación importante es tratar inmediatamente todas las palmeras de alrededor del ejemplar infestado, y disponer una red de trampeo en el foco constituido por trampas especiales con feromonas de agregación y atrayentes alimenticios a fin de permitir la captura de los insectos adultos y constatar la entrada de los mismos en la zona.

Tratamientos

En cuanto al tratamiento individual de cada palmera se ha demostrado a través de diferentes trabajos de investigación que el método que ofrece más garantías de éxito hasta la fecha es el consistente en combinar las pulverizaciones foliares con insecticidas microencapsulados con la aplicación de inyecciones insecticidas al tronco. En el primer caso se consigue una doble función: eliminar las formas del insecto que se alojen en zonas de la corona de la palmera (entre bases de hojas, en heridas ya cicatrizadas,etc?) donde no es posible llegar vía vascular, y evitar la reinfestación del ejemplar a partir de un calendario específico de aplicaciones. En el caso de las inyecciones, su función es la de eliminar las larvas y adultos del insecto que se alimentan en el interior del tronco y las bases de las hojas.

 

¿Te ayudamos? Cuéntanos qué necesitas...

Te responderemos a la mayor brevedad posible. Enviando este formulario de contacto aceptas formar parte de la base de datos de Jardinería Ramal.